SUPREMA CORTE DE JUSTICIA

DIRECCION DE COMUNICACION Y PRENSA

 

Dirección de Comunicación y Prensa SCBA

Síntesis Digital de Noticias

prensa@scba.gov.ar

<<Volver

Procesado por un porrito
La Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento por tenencia de drogas para consumo personal de un joven al que se le secuestró un “cigarrillo de armado casero” (popularmente conocido como porro) conteniendo 0,65 gramos de picadura de marihuana.

Lo dispuso la sala I de ese tribunal en una resolución de apenas tres carillas firmada por los camaristas Gabriel Cavallo y Eduardo Farah, con la disidencia de su colega Eduardo Freiler.
Los jueces acusaron al joven por el artículo 14 de la ley 23.737, que pena con prisión de un mes a dos años cuando la escasa cantidad y demás circunstancias “surgiere inequívocamente que la tenencia es para uso personal”.
El joven fue interceptado en la noche del 17 de febrero de 2006 en inmediaciones de la estación ferroviaria de Liniers, en Capital Federal. La Policía lo requisó y le halló en el bolsillo trasero del pantalón un cigarrillo de marihuana.
En primera instancia, el juez Julián Ercolini lo procesó en un fallo que ahora confirmó la Cámara.
En disidencia, el camarista Freiler insistió en su posición tendiente a despenalizar el consumo personal y citó como antecedente su voto en la causa en la que estaba imputado el músico Hugo “Pipo” Cipollatti, por lo que votó a favor del sobreseimiento del joven “en orden al hecho por el que fuera imputado”.
De las constancias del expediente se desprende que el “porro” contenía 6.500 microgramos “con efecto estupefaciente” y el juez de primera instancia explicó que “existía una relación estrecha entre el imputado y la droga secuestrada”. Razón obvia, claro, porque estaba en su pantalón. Lo que nadie explicó es en qué afectaba eso a la salud pública.

<<Volver